lunes, 17 de diciembre de 2012

Las madres light

No sé si me pasa porque aún no soy madre, pero las inclemencias en la vida de un bebé me importan muy poco.
Y con esto no quiero decir que voy a ser una mala madre, insensible ante el dolor de mi hijo, pero simplemente, siento que me voy a tomar las cosas con calma.
Puede que esté equivocada en esto, y puede que en cuanto vea a mi hijo por primera vez me agarre la locura maternal de querer meterlo en una caja de cristal para que nada le pase, pero sinceramente, hoy entiendo que lo que le pueda llegar a pasar a un niño, suele ser parte de la vida.
Ninguno de nosotros quedó traumado por la cantidad de veces que nos habremos caído no?
A eso voy, las primeras fiebres, las caídas, los golpes, siento que es algo natural y que no vale la pena preocupación. Si ocupación, por supuesto, pero tratar de tomar todo con la mayor naturalidad posible para no transmitirle a mi hijo el nerviosismo del momento.

Con Martín decimos también, que más adelante, sus moretones en las rodillas van a determinar la felicidad de su infancia, queremos que suba a los árboles, que disfrute y descubra el mundo. Y si eso conlleva algún que otro golpecito, ¿qué se le va a hacer? ¡son cosas de la vida!.
Ya me veo matandome de la risa porque la gata lo arañó, y repitiendole entre caricias que así va a aprender a no joder a los animales. (¿Está mal ser así?).
Igual siempre detesté a esas madres que van a los negocios y dejan a sus retoños sueltos haciendo desmadres, y a lo único que atinan es a decir "Juaaaaaaaaaaaaan vení acá no molestes" una sola vez, y cuando el niño-demonio ya rompió y toqueteó todo.
Así no, pero tampoco tenerlo reprimido como un muñequito de torta no? Siempre que no moleste a los demás, que aprenda las cosas, y si no las aprende cuando se las decimos, las aprenderá a los golpes... (Uff ¡suena re insensible de parte de una embarazada!).

Escribo esto semi convencida de que una vez que me convierta en madre va a cambiar mi visión de las cosas, y no voy a querer que nada ni nadie dañe a mi tesoro.
Pero hoy por hoy lo siento así, y estoy conforme con esto, así que espero no cambiar de opinión.

13 comentarios:

  1. Esta bueno el concepto que tenés.
    A mí me gustaría poder aplicarle "la mirada". Simplemente una mirada retorcida con una buena cara de ogt para que el niño entienda que tiene que portarse mejor...
    Soñar no me cuesta nada no?
    Jejejejee!! Besotes y es muy lindo lo que pensás, no sos insensible, querés que tu niñ@ entienda los limites.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii LA MIRADA! Yo la sufrí con mi abuela es terrible! jaja
      Creo que la vamos a poder aplicar en un futuro, al menos yo me siento capacitada porque me se los truquitos que implementaba ella y que yo padecía con esos ojos!!
      Si, quiero que mi bebé entienda los límites pero quiero que aprenda por si mismo, no digo no enseñarle nada y que la naturaleza se encargue de criarlo, pero cuando uno aprende solito aprende mejor jeje.
      Un besote!

      Eliminar
  2. Es cuestión de equilibrar esa balanza y ver, simplemente qué pinta toma todo una vez que esté pegadito a vos. Lo mejor sería dejarlo creer y experimentar, uno esos momentos no los olvida. :)

    ¡Abrazo grande para ambos!

    ResponderEliminar
  3. Chivi callate! eh que el chico apenas nazca ya le vas a estar enseñando canciones P. y K.
    jejejeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja te lo firmo desde ya!!
      Y como canción de cuna vamos a usar Yesterday o Hey Jude <3

      Eliminar
  4. chivi, que lindo volverte a encontrar, te seguía en el blog anterior y me dio mucha pena que lo cerraras. Ayer al descubrir tu nuevo blog vi que estas embarazada, que feliz debes estar, lo deseabas tanto....no? o fue sorpresa? hubiera sido lindo acompañarte en el momento de la noticia, desde la primera impresión...te mando un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y bienvenida de nuevo! muchas gracias por leerme :)
      El embarazo fue mitad sorpresa y mitad buscado, quizá más adelante les cuente bien, pero en resumidas cuentas, hablamos con Martín de empezar a buscar en unos meses sin tener ni idea de que yo ya estaba embarazada. Fue muy loco, porque en esos tiempos, teníamos una ilusión tan grande que de lo único que se hablaba en casa era de "cuando esté embarazada" o "cuando tengamos al bebé", y a la semana más o menos, sentí nauseas y en lo primero que pensé fue en eso, así que me compré un evatest y listo! Ya estaba entre nosotros! jajaja
      Ahora que empecé a contarte, me convencí y voy a escribir sobre eso, gracias por la idea jeje.
      Un beso grande, gracias por estar del otro lado!

      Eliminar
  5. Cambia y mucho tu vision y perspectiva de las cosas. Yo a Clara pensaba mandarla a guarderia desde los 3 meses, pero despues te viene toda la cosita de que un extraño lo tenga y toda la bola. Te sacan de las casillas cuando se encaprichan, ahi si, agarrate catalina!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja si es verdad, siempre me sacaron los caprichitos, siempre me dieron ganas de agarrarlos de la oreja o del pelo y gritarles por lo bajo "pendejodemierdatecallasporquetevoyadarunapalizaquenolacontás".
      Vamos a ver que acontece una vez que sea madre!

      Eliminar
  6. Equilibrio, porque como vos decís, esas madres madres que sólo les dicen a sus chicos: "Fulano deja de hacer cagadas" mientras el pibe rompe todo tampoco me van.
    En cuanto a los golpes, cuando Ale me acusa de que Inés se golpea mucho, yo le contesto: "son muchas más las veces en las que los salvas de una muerte segura, que las que terminan realmente lastimados". Porque es parte del crecimiento golpearse y además si les estás todo el tiempo encima terminan siendo unos maricones. Yo la he visto a Inés reaccionar de manera diametralmente distintas ante el mismo golpe: si está entretenida jugando, se levanta sola y dice: "No pasó nada"; si está en hichabolas, se pone a llorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eso de las reacciones me mata de la risa! Yo creo también que un bebé que gatea por cualquier lado y es cuidado pero sin exagerar desarrolla más defensas, y no es como esos niños que nunca hacen nada pero viven enfermos!

      Eliminar
  7. Ay, las madres sobreprotectoras. El pibe se raspa la rodilla y y por poco le da antibióticos porque no vaya a ser cosa que se le infecte la herida y haya que amputarle la pierna. El pibe se cae y le hace una resonancia magnética mínimo.....madres......Drama, drama, drama!!

    ResponderEliminar

Vos también tenés algo para enseñarme?