sábado, 15 de diciembre de 2012

Que si, que no, que caiga un chaparrón...

Aprendí que no hay nada más controvertido que el embarazo.
Bueno quizá si; tal vez la crianza del bebé es un tema con el que nadie se pone de acuerdo, pero empecemos por el embarazo.
Hace unas semanas fui a la nutricionista porque no quería engordar como una pavita rellena y convertirme en madre y soltera al mismo tiempo, así que decidí empezar a comer sano, e intentar engordar sólo lo justo y necesario durante estos nueve meses.
Resulta que la nutricionista, adorable ella, me dijo que estaba en perfecto estado, que sólo había aumentado un kilo y medio en los tres primeros meses y que siguiera así, y hasta incluso, en unas semanas debía empezar a engordar un poquito más.
Yo no se si me confié y aumenté el otro kilo y medio en sólo dos semanas, o la balanza de mi nutricionista pesaba como el tujes, pero cuando fui al control de mi obstetra, al pesarme lo primero que dijo refiriéndose a mi marido fue: "Esta chica me está asustando", y luego refiriéndose a mí: "Después de las fiestas te voy a bajar la caña, aumentaste tres kilos".

Salí del control, feliz por haber escuchado los latidos de mi bebé, pero con el orgullo herido y sintiéndome una futura madre amorfa. Esto no me gusta, yo estaba haciendo las cosas bien!
O dejo de comer, o compro dos balanzas para regalarle una a la nutricionista, y otra a la obstetra a ver si se ponen de acuerdo alguna vez!

Otro tema en el que varios profesionales (y no tanto) jamás logran coincidir es el alcohol.
Mi obstetra se la pasa repitiéndome que puedo tomar, con moderación una cerveza o un vino de vez en cuando, pero varias personas y médicos se horrorizan al escuchar esto. Entonces, ¿En qué quedamos?
¿Qué hago para ser una buena y responsable madre? Me postergo hasta que deje incluso, de amamantar, o "tomo" el embarazo como algo natural, y me tomo una cervecita cada tanto?

Con respecto a llevar el embarazo con naturalidad debo decir que muchas personas creen que màs que embarazada una tiene alguna clase de enfermedad en la que no puede caminar, correr, y en la que debe comer por dos. Para mi sinceramente, nada de esto es cierto, y hasta ahora, me viene saliendo todo bien.
Yo no digo no cuidarse, no digo correr una maratón de 42 kilómetros porque al fin y al cabo, es un deporte de alto impacto, pero no estoy lisiada y puedo caminar, hacer ejercicio y comer sanamente (aunque la mayoría de las veces no lo haga).

Y adelantándonos un poco, y también para ir redondeando el tema, está la crianza del bebé.
Yo elegí no leer aún ningún libro sobre maternidad, porque si bien no sé absolutamente nada, nunca en mi vida cambié un pañal con caca ni di la teta, siento que son cosas que iré aprendiendo naturalmente.
Pero una cosa es evitar los libros, y otra muy distinta es evitar las opiniones que todo el mundo está tan dispuesto a darme.
Y así llegan a marearme entre que el bebé tiene que dormir boca arriba, pero ahora boca arriba no, boca abajo, pero boca abajo ya no por la desdichada muerte súbita, entonces lo ponemos de costado y lo inmovilizamos con una especie de cepo de almohadas. Yo sinceramente ya no sé como poner a mi bebé en la cuna.
Tampoco se si dejarlo llorar, o correr a atenderlo cada vez que abre su boquita, no se si hacerle mimos y tenerlo a upa todas las veces que yo quiera, y dormir con el encima mío para disfrutarlo, o aislarlo en su habitación y que se haga adulto de una vez así no me toma el tiempo.

Por otra parte, dejando de lado las contradicciones a las que me veo sujeta, tengo otra cuestión y es que no tengo ni la más pálida idea de qué comen los bebés cuando empiezan con los alimentos sólidos...

Y así es como llegando al cuarto mes de embarazo, estoy más perdida que perrito sin collar con tanta información de mi lado, pero hay algo bueno en esto y es que tengo una sola seguridad:
Haga lo que haga, probablemente sea una excelente madre.

7 comentarios:

  1. Por eso hay que tener una sola persona de referencia. Donde más de uno opina empiezan las contradicciones. El peso en el embarazo es muy loco. Se sube y se baja todo el tiempo. Lo importante es no pasarse. Yo tengo como referencia los brazos. Si una embarazada comienza a tener brazos gordos... está engordando de más. Porque finalmente ese es el peso del que le va a costar desprenderse después del parto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre tuve los brazos igual, voy a fijarme un poquito más en eso, pero te digo que mi parte trasera está aumentando considerablemente!!
      Igual la paso mal, ayer fui al super y quería comerme absolutamente todo, esta ansiedad me la está haciendo muy difícil!!

      Eliminar
  2. La verdad es que todavía ninguna de las mujeres de casa ha sido madre, pero no me quiero imaginar lo que vendrá en ése sentido. Yo coincido con Paula es que, lo mejor, sería confiarte a una sola persona con la que vos te sientas cómoda y tenga experiencia.
    Soy amante de los libros, pero creo que no te faltará ese instinto de mamá para afrontar las situaciones. Yo te dije en respuesta a un comentario que dejaste en mi blog éste año que ibas a ser una excelente mamá. Imaginate cómo lo sigo sosteniendo a ésta altura y con tan lindas novedades día a día. :)

    Un abrazo enorme y doble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, recuerdo tus palabras. Yo creo que para un hijo, al menos antes de que empiece la adolescencia que es cuando te echan la culpa de absolutamente todo, la madre es lo máximo por más malamadre que sea, eso es algo que me conmueve y me tranquiliza. Por supuesto que voy a poner todo lo mejor de mí, y se que también va a tener un padre excelente, así que estoy super tranquila con eso!!
      Ah! Y el día que me enteré que estaba embarazada saqué turno con la psicóloga, así que vengo super con la terapia jajaja.
      (¿Y la tuya?)
      Un beso grande!

      Eliminar
  3. Es algo que se aprende, y vas a cometer errores, porque estas aprendiendo sobre la marcha, y el tema de la comida, acordate que durante el primer año, el baby tiene controles una vez por mes, asi que el pediatra te va a decir que podes y que no podes darle!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad! me voy a anotar todo lo que me diga asi no me olvido!

      Eliminar
  4. Sé que llego tarde a comentar, pero lo tuyo no es nada comparado con las prohibiciones durante el embarazo en España. Enumero las más destacadas:
    1. Nada de alcohol.
    2. Nada de tabaco, ni la embarazada ni alrededores.
    3. Nada de embutidos. Ni jamón, ni chorizos...
    4. Nada que no haya pasado por procesos de pasteurización, con lo que casi 3/4 partes del queso quedan prohibidos, mayonesas...
    5. Cuidado con el pescado. Nada de marisco, esto incluye las gambas, ni atún, ni salmón, ni pez espada... bueno y un montón de especies más por su concentración de mercurio.
    6. Pasta o arroz sólo 70g.
    9. Fruta sólo hasta mediodía por la metabolización del azúcar.
    10. Carne muy muy muy hecha.
    11. Chocolate sólo por la mañana y un trocito pequeño.

    Y esto sólo en la primera visita...

    ResponderEliminar

Vos también tenés algo para enseñarme?