viernes, 4 de enero de 2013

Otra vez viernes

Estas semanas me desconciertan, pero por suerte para bien.
Hoy temprano escribí unas cosas en la agenda del trabajo y ahí me di cuenta de que hoy es VIERNES!
Por lo que me tomo el descanso de posts sobre maternidad, el viernes es mío, mío y sólo mío.
Les cuento que vendí mi teléfono viejo. Cosas buenas de pueblo chico, lo vendí en tres días, así que ahora estoy con el anterior a ese, que detesto, pero que voy a tener que aguantar por al menos 10 días hasta que llegue mi nueva adquisición.
Un poco más de paciencia para la pequeña Chivi... (¡Qué molesto es tener que esperar por todo!)
Me espera un fin de semana vacío como un pueblo fantasma. Como no tengo internet en casa, la ausencia de mi teléfono va a hacerme sentir nuevamente en la época de las cavernas, así que me despido hasta el lunes.
Les dejo una versión de este tema que tengo en la cabeza desde hace dos semanas más o menos. Me gusta mucho.
Besos!!

2 comentarios:

  1. ja.ja.. aprovechá esa desconexión total de la tecnología! un fin de semana sin internet no te va a matar.. andá a la orilla del lago y respirá ese aire hermoso de la patagonia!!!
    Buen viernes! que lo termines lindo!
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estela! Aunque descubrí que el celu viejo entra en internet igual jajaja.
      Igual ayer llovió todo el día y me dormí toditico!
      Un besote!

      Eliminar

Vos también tenés algo para enseñarme?