martes, 8 de enero de 2013

Sobre antojos

Si no se lo imaginan, este post va a tratar sobre comida. Así que si están hambrientas, absténganse de leerlo.
Yo les avisé....


No hay placer más grande en la vida de un ser humano, que satisfacer un antojo. Los hombres tendrán muchas cosas a favor, pero nunca sabrán lo que se siente al hacer eso.
Mis antojos son de lo más variados, y generalmente no son tan fuertes o complicados como uno suele escuchar.
"Quiero torta de frambuesas con crema de manteca y leche y dulce de leche y de postre un choripán".
Eso nunca me pasó.
Mis antojos son simplones, y si no puedo cumplirlos no pasa nada.
Pero si los cumplo, experimento algo increíble, algo que nunca sentí y es una de las cosas más maravillosas del mundo. Es como un orgasmo de comida, algo así.
En mi lista de antojos predominan las cosas saladas. El queso es algo que desde que estoy embarazada me fascina, es irresistible y podría comerlo todo el tiempo.
Otra cosa que podría comer siempre, a toda hora y en cualquier lugar es la polenta, con mucho tuco, queso derretido y queso rallado.
También tuve antojos varios como aceitunas a las 4 de la tarde, rúcula o roquefort a las 11 de la mañana, merengues en cualquier momento del día, zanahoria al comienzo de mi embarazo (ahora ya se me pasó), pan dulce o jugo de naranja exprimido.
Hace un rato tuve antojo de sandwich de miga, de lechuga, tomate, jamón y queso. A las 13 salí a la panadería a buscar mi alimento y resulta que no tenían, o lechuga y jamón, o tomate jamón y queso.

Entonces compré uno y uno, los apilé, y me hice un super triple de cuatro sabores. Innovar es la clave.
Además me tenté con unas pepas que al principio pensé en guardar para la tarde, pero fueron mi postre.

El tema es que me vengo portando demasiado bien, y esto fue como un pequeño desliz. Hace como un mes me comí una barra de chocolate para taza Águila yo sola, la barra entera, esa que trae como 15 minibarritas, y luego de eso me sentí tan culpable, que empecé a alimentarme bien.
Ni las fiestas pudieron conmigo, si bien tuve una gran cantidad de salidas prenavideñas, siempre que me alimentaba en demasía al otro día comía sanito, y todo por la culpa y el miedo a inflarme como un globo y no poder recuperar mi peso anterior.
A veces me como un paquete entero de pepitos, pero me pongo a pensar en qué comí en los días anteriores y cuando veo que me la pasé a fruta y comidas sanas, eso me saca la culpa.

Mañana tengo nutricionista y me da miedo pensar. Desde que compramos la practicuna, usamos las pilas de la balanza para el aparatito de la música que traía y no las volvimos a poner, así que no puedo pesarme todas las mañanas como venía haciéndolo.
Y tengo miedo de haber engordado medio kilo con las pepas que me manduqué, y que la nutricionista me diga que tengo que hacer dieta, y que empiece una real pesadilla en la que tengo que prohibirme los antojos.

Desde que empecé el embarazo aumenté cuatro kilos. Creo que está bien, pero en la última consulta con la ginecóloga me dijo que después de las fiestas me iba a "bajar la caña"...

10 comentarios:

  1. Que buenos tus antojos! y que bien que satisfacerlos sea algo tan placentero!! Haces bien en compensar un poquito, porque asi vas a poder seguir dandote estos gustos sin tanta culpa..
    Suerte entonces con tu control de peso!
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Vamos a ver qué me dicen, mientras tanto, TIEMBLO! jajaja

      Eliminar
  2. Orgasmo de comida! exacto! Para mi era algo especial porque siempre fui de tener antojos pero de disfrutarlos como en el embarazo... jamas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble el placer! Yo quiero tener antojos todo el tiempo, ahora me hice adicta a los antojos jajaja

      Eliminar
  3. jajajaja! yo tuve un solo antojo en 6 meses... pochoclo! ese del cine, el dulce, rico y bien hecho... asi que despues de dos semanas con el mismo antojo fui al cine, lo compre y me fui (esta claro nunca vimos la pelicula). Ahora en casa me hago pochoclo yo... el comunacho, que no es lo mismo pero no engorda nada. blanquito insulso... pero sale a full!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay no me hables de pochoclo que se me antoja!!
      La otra vez se me había antojado y le pedí a Martín que pase por el cine y me traiga, cuestión que no pasó por ahí, o no había no me acuerdo, y me trajo los de microondas:
      LA CAJA TRAE TRES BOLSAS Y YO QUE HICE? ME COMÍ LAS TRES!!
      Solito así sin nada no me gusta nooo!!

      Eliminar
  4. Yo los únicos antojos que tuve en los embarazos fueron de cerveza y champagne. No sé si eran antojos "legítimos" o simplemente que deseaba aquello que no podía tener.
    Igual sucumbí y me saqué las ganas. Un poquito nomás!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que te den ganitas por la prohibición! Yo no dejé de comer ni de tomar nada, tomo todo lo que se me antoja, pero en menor medida. (El otro día me tomé un Cuba Libre livianito!)

      Eliminar
  5. yo aumenté bastante con mi primer hijo, pero mi antojo de todos los días eran papas fritas (caseras) a las 11 de la mañana!!! una sola vez tuve un antojo sano, que era yogurt con frutos rojos, a las 3 de la mañana!! jajaj y dorima fue a buscarlo en un drugstore que atendía 24hs a la vuelta de casa, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que rico papas fritass!!! A mi por suerte aún no me dieron en horarios locos, a la madrugada siempre estoy durmiendo, y mejor, porque acá no se consigue NADA abierto! jajaja

      Eliminar

Vos también tenés algo para enseñarme?