miércoles, 13 de febrero de 2013

Papá

Bueno, volví luego de un fin de semana aburrido, pero "descansador", lista para ponerme a trabajar en cualquier momento, (son mis últimos tres días antes de irme de vacaciones y tengo miles de cosas pendientes), pero antes quería dar señales de vida, con este post que escribí el *domingo, o lunes* (edité porque había puesto "sábado" pero el fin de semana largo me mareó jaja), en mi casa (no tengo internet, así que tuve que esperar a volver al trabajo para subirlo...)
Espero que todas anden muy bien, un beso grande!

Papá
Mi tiempo pasó. Los momentos padre-hija que no existieron para mí hasta ahora, no existirán jamás.
Sólo me queda el consuelo de que mi hija va a tener lo que yo no tuve, y saber que tengo un duelo pendiente, para hacer en cuanto tenga ganas de concentrarme en ello.
Hoy quiero hablarles de Martín. El papá de mi hija.
Siempre supe que iba a ser buen padre. Desde el momento en el que éramos novios y me tapaba a la madrugada, con tanto cariño que yo, aún dormida lo sentía.
Cuando soñábamos con nuestros hijos, y me contaba sus ilusiones,  como construirles una “casita del árbol”.
Cuando le dije que sí, que estaba embarazada, y su cara se iluminó tanto que iluminó también toda la casa.
Él es de los papás permisivos. De los que dejan vivir a sus hijos, enseñándoles lo bueno y lo malo de la vida, pero dejando el destino en sus manos, dándoles el libre albedrío, dándoles libertad.
Él es el compinche, el que se va a enterar de mi boca cuando Cata y yo nos complotemos, pero no va a decir nada para resguardar nuestro secreto.  Que va a compartir esos momentos de padre a hija que yo no conozco, pero que sé que voy a disfrutar tanto, que me hace feliz desde ahora.
Él es el que no tiene vergüenza de pedir las cosas. De regatear un precio, de preguntar qué tiene tal sabor de helado, de pedir un pedacito de queso para que yo lo pruebe antes de comprarlo. De pedir en un restaurante que calienten la mamadera, o en un local de ropa si dejan que “la nena” pase al baño.
Él es el mejor cocinero de la casa, el obsesivo que no deja que nadie se acerque mientras cocina, y el que hace las mejores presentaciones en platos.
Él tiene buen gusto para la ropa de mujer, y es muy atento a los detalles. Así que dudo mucho que sea uno de esos papás que disfrazan a sus hijas cuando las visten, o que les compran vestiditos, o pantaloncitos divinos, carísimos y que no tienen en cuenta que a la nena le van a durar dos días antes de quedarles chicos.
Él es muy dormilón, pero no tiene problemas en levantarse a las tres de la mañana cuando me siento mal, y desde ya me dice que quiere que el catre de Cata esté de su lado de la cama, así se despierta todas las noches y me la alcanza para que le dé de comer (no sé cuánto le va a durar eso jaja).
Él es el que no me deja ponerles disciplina a las perras. Porque las reta y enseguida se arrepiente y las acaricia, algo que me imagino, tendremos que perfeccionar a futuro…
Y con él, nos pasamos todo el sábado a la noche paseando debajo de la lluvia, viendo el pobre intento de carnaval que se mandaron por estos pagos, caminando de la mano, hasta llegar a la librería, donde estuvimos una hora soñando con los libros infantiles que le vamos a comprar a Cata. Admirando las ilustraciones (él trabajó siete años en una librería y sabe mucho de libros y de editoriales), sorprendiéndonos con algunos, para bien, y con otros para mal (Hay un libro que se llama “A los pedos” y en cada hoja muestra como diferentes animales se tiran pedos, al final, la “protagonista” del cuento, logra ir al baño, y salen todos los animales corriendo por el olor…).
Compramos un librito que se llama “Cata, la coneja” y que trae una cabeza de conejo de peluche a modo de títere, el resto del cuerpo lo tiene dibujado. Está hermoso.
Cuando salimos, eran cerca de las doce de la noche (la ventaja de estar en temporada en este pueblo, es que la librería esté abierta a esa hora!) y no fuimos al bar de siempre a tomar algo y comer picada, sino que como estaba lloviendo, nos metimos en un café y tomamos café con leche con porción de torta.
Fue uno de los mejores sábados a la noche que recuerdo, libros, café, torta, lluvia, y sobre todo amor… Fue felicidad pura.
Ahí me di cuenta de que nuestra vida está cambiando. Yo que tanto miedo le tengo al cambio, a veces, me doy cuenta de que generalmente son graduales, y uno puede ir acostumbrándose a lo nuevo sin que sea radical. Y me está gustando esta nueva forma de vida. No digo que no necesite alguna vez ir al bar, juntarnos con amigos y hacer vida de “jóvenes”, pero esta tranquilidad me encanta.

17 comentarios:

  1. Chivi me emocione! que lindisimas palabras!!!! comparto una historia similar con mi papa... asi que tus palabras me pegaron muy fuerte... no dudo que Cata va a crecer en una hermosa familia rodeada de amor y felicidad... por suerte en nigun lado esta escrito que las historias tienen que repetirse. Asi que deja de conflicturarte con el geriatrico! (le pongo humor porque sino siguen cayendo lagrimas!) besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay basta que lloro yo también jajajaja
      Un besote! :)

      Eliminar
  2. Ay morí de amor!!!
    Que lindo chivi lo que les esta pasando,hiciste una buena elección de hombre,de un buen padre y tener un hijo debe ser hermoso! todo cambia,y cambia para bien!! besos grandes
    ayez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sii todo cambia! Lo bueno es que los cambios no siempre son bruscos, o malos, y eso lo estoy aprendiendo recién ahora jaja

      Eliminar
  3. Que lindo post Chivi!! Precioso como describis a Martin, seguramente va a ser un excelente padre! Que bonito todo esto que te está pasando, es mágico!!
    Te vas de vacaciones? que bueno!!! Se van a algun lado? que lo disfrutes mucho!!!
    Yo recien llegada de las mias, maravillada con los hermosos paisajes del sur.. me quiero volver allá!! ja.ja
    besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Estelita me voyy!! Si todo sale bien nos vamos a Chile, a pasear un poquito para el lado del sur, tenemos ganas de llegar a Puerto Montt, pero bueno, veremos hasta donde llegamos jaja!
      Yo muchas veces me despierto de la rutina y miro a mi alrededor con ojos de turista de vuelta, y si, me vuelvo a enamorar, me siento afortunada de vivir acá :)
      Un besote!

      Eliminar
  4. Chivi: Es muy lindo lo que contás. Y muy cierto. Un no deja de ser joven por ser padre y menos de ser pareja, pero los momentos de familia, de la familia como sea, son lindos. Claro que muchas veces querés revolearlos y también tener momentos alocadosn sin ellos, pero cuando te conectás con tu pareja y con tus hijos es maravilloso. Martín va a ser un papá tierno y lo demás se aprende en el camino. Esta es tu familia y es la revancha que te da la vida. Abrazo grande, Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrea! Me emocioné con tu última frase. Leí "revancha" y casi se me escapan las lágrimas jaja.
      Ya me imagino los momentos en los que voy a querer dar en adopción a una tribu de orangutanes a mi pequeñuela, y me da mucha risa jajaj!
      Un beso gigante, gracias por pasar :)

      Eliminar
    2. Que bien lo describió Andrea. Cata va a ser tu oportunidad de hacer las cosas "bien". Aunque bien no existe, hacemos las cosas como podemos esperando de corazón que salgan lo mejor posible.
      Besos

      Eliminar
  5. Ay Chivi, no te voy a negar el nudo en la garganta que se me hizo cuando comencé a leer esta carta abierta.
    Y como vos bien explicás en la carta, la cosa fue gradual y del nudo me fui trasladando a una y otra sonrisa, al entender que tu compañero de vida tiene esa forma tan dulce, es una cuenta pendiente que de a poco saldás con las actitudes tan lindas de Martín.

    Beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sil, por tus palabras y por estar siempre, siempre del otro lado.
      Te mando un besote grande!

      Eliminar
  6. Que buen padre, que ternura me dió! Van a ser una familia muy felíz llena de mucho cariño y amor :3 SUERTE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida! Muchas gracias por tus palabras, vamos a hacer todo lo posible para que en nuestra casa reine la PAZ (sobre todo la paz!! jaja) y el amor :D :D
      Un besote

      Eliminar
  7. Chiviii! q lindo fue leerte!me hiciste emocionar! sin dudas elegiste el mejor padre y compañero de ruta!
    Te felicito!! Mucha felicidad y feliz dia mañana!
    Besos!
    Gaba♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gaba! Te confieso que me quedé pensando en qué era hoy para que me dijeras feliz día jajaja. Qué poco romántica soy!!

      Eliminar
  8. Voy a llorar a la una, a las dos... y respiro hondo porque sino me largo nomás. Que hermoso cuadro, Chivi querida, qué lindo esto que se ve desde acá. Me los imagino ahí, tranquilitos a los tres, eligiendo el regalo para la reina que miraba desde la panza. No lo vas a olvidar en tu vida, y lo mejor es que recién empieza.

    Un gran padre se anuncia en Martín pero una gran madre también se ve en vos. La vida recompensa, de eso no hay dudas, y esto te está encomendado a vos para que lo disfrutes por fin. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindaaaaaaaa que sos!!! Me entusiasma mucho ir a las librerías, ya vi una versión de El principito con ilustraciones, y miles de libros para comprar!!
      El otro día decíamos con Martín, nos vamos a fundir a puro libro! jaja
      Un besote!!

      Eliminar

Vos también tenés algo para enseñarme?