miércoles, 3 de abril de 2013

Demasiados sincericidios - Lado B

Tuve un sábado muy difícil.
Todo iba bien, Martín se iba a jugar al fútbol de todos los sábados a la noche, yo me iba a quedar en casa a recibir a mis amigas, y después, ibamos a salir de joda porque teníamos primos suyos (muchos) de visita por estos lares.
Todo iba bien es una manera de decir. Todo iba sobre la marcha, porque unos días antes había leído este sincericidio de @estaqueteparió, éste otro post, y para colmo, éste también.
Todo iba bien porque los primos de Martín, al ser tantos, me tenían entretenida. me tenían "sin pensar" en todo lo que había leído últimamente, y sin recordar que al leer cada uno de esos tres posts había terminado llorando.
La marcha se paró cuando me encontré sola en casa, probandome ropa para la "jodita".
Primero que nada me entra. Nada me gusta, nada me viene bien. Me veo fea, quiero que me entre la ropa que usé siempre y es imposible, y se que debo comprar más ropa y eso me deprime aún más.
Cuando por fin encontré una remera que me quedaba pasable (encima me la tuve que poner al revés para que me convenza), recibo un mensaje de mi amiga cancelando la cena, no venía ninguna de las dos...
Entonces me acosté a dormir hasta que llegue Martín, pero por supuesto, lo que menos hice fue dormir.
Aproveché esas horas de soledad entre tanta locura, ese oasis entre tanto "acompañamiento" que me impedía pensar en lo que me está pasando, para efectivamente hacer eso.
Miraba a mi alrededor y me aterraba imaginarme en un futuro, toda sucia, pegajosa, despeinada, con sueño y cansancio, siendo sólo una extensión de mi retoña.

Siendo una especie de "control remoto", algo que sólo sirve para..., que sólo vive para.....
Siendo un accesorio de mi hija, dejando de ser yo.
Imaginé la locura de mi casa, desorden por doquier, ropa tirada por todos lados, me imaginé sola afrontando todo eso.
Imaginé descuidar el amor de mis hijas mascotas, mi gata y mis perras que tanto dependen de mi, pasando a un segundo plano, y pensé en el día en el que me olvide de darles de comer o de sacarlas a pasear.
Me aterré.
Me aterré más que nada por perderme a mi misma. Que es algo que va más allá de tener tiempo para mirar la tele o conectarme en el facebook, es algo muy profundo para mi. Imaginen lo terrible del asunto: Perderse a uno mismo.
Y no pude parar de llorar. Vino Martín y yo seguía llorando, con angustia, con culpa por tener el sentimiento de no querer estar embarazada, pero sobre todo, con mucho, mucho miedo.
No estaba para jodita, así que les dije a todos que me sentía muy mal (al fin y al cabo, era cierto) y me quedé en la cama llorando hasta que me dormí.
Luego llegaron las pascuas, más familia, un poco de chocolate, el saber que lunes y martes eran feriados, y la cuestión quedó algo opacada con tantas cosas, pero está ahí, pinchándome como una espina en la garganta cada vez que la recuerdo.
Trato de consolarme pensando en todos los cambios que tuve hasta ahora, en que no fueron tan terribles, en que siempre me acostumbré y me adapté perfectamente a todos ellos. Pero sé que un hijo no se compara con absolutamente nada que haya vivido antes.
Y así es como me doy cuenta de que el "Lado B" de la maternidad, no son los dolores de espalda, ni las náuseas, la acidez, los kilos demás o la sensibilidad extrema.

El lado B es lo que me falta vivir. Es entender que debo relegarme a mi misma para vivir a través de una nueva vida, que no es la mía. Es postergarme un tiempo, hasta que esa nueva vida deje de depender de mi las 24 horas del día, los 7 días de la semana.
Y me siento tan poco preparada para afrontar eso, que lo único que me tranquiliza un poquito es saber que tengo el real apoyo incondicional del padre de mi hija, que si lo pensamos bien, no es poca cosa.

18 comentarios:

  1. Es una mierda esto que te pasa, pero al menos no te agarra por sorpresa, como a mi, te va a pasar, pero también se va a pasar (mi hijo cumplió un año y todavía no se pasó del todo, pero ha mejorado!) Esta conciencia te va a servir para cuando las hormonas te dominen, lo identifiques y lo disfrutes, porque por cada plato sucio hay diez minutos de sonrisas de una beba hermosa o 10 minutos de descanso entre teta y teta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Bienvenida!! Reconozco que hay muchas, muchísimas cosas buenas recibis. No se si son más las buenas que las malas, pero es difícil pensar en eso cuando agarran estos ataques, sobre todo teniendo en cuenta que es más que nada, miedo a lo desconocido.
      Voy a tratar de concentrarme en eso cada vez que cunda el pánico!
      Un besote!

      Eliminar
  2. Me parece que este finde largo nos pegó a las dos parecido... Será que tuvimos mucho tiempo para pensar? Estoy masticando un post parecido, pero todavía no me decido a volcarlo en letras. Te mando un beso y abrazo grande grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si creo que debe ser eso. Ponerse a pensar es de lo peor, te ataca y con lo sensibles que estamos, y con tantas cosas por delante, nos hace mal :(
      Espero tu post para sentirme menos solita
      Un beso grandote y un abrazo fuerte!

      Eliminar
  3. Ay no sé qué decirte. Calculo que cuando veas esa carita todo te va a parecer un poroto y seguro no te va a costar. Te vas a ir acostumbrando. Y cuando ya no dependa las 24hs de vos, como decís, la vas a extrañar!! Jajaja!
    ¡Fuerza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si seguramente tenga más cosas de "recompensa" que las que tengo que sacrificar. Pero los miedos no llaman a la puerta! Y el mal nunca muere! jajajaja.
      Gracias por tus palabras, un besote grande!

      Eliminar
  4. Fuerza Chivi.. no te puedo aconsejar por experiencia propia, pero lo que vi de mis amigas que pasaron por esta etapa es que hay momentos asi, pero tambien grandes alegrias que lo compensan.. ser madre es algo lindo pero duro, todas opinan lo mismo...
    Cuando te sientas asi tratá de respirar tranquila, que eso ayuda a estar mejor.
    besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso! "Lindo pero duro", por qué nada puede ser perfecto? Por qué siempre tenemos que sufrir para obtener la alegría? Que triste!
      Voy a tratar de aplicar tus técnicas de respiración :)
      Gracias por estar siempre, un besote!

      Eliminar
  5. Epa Chivi, que miedos complicados, y desde este lado algo te entiendo, porque a veces me pregunto lo mismo, a veces temo igual y aun ni siquiera estoy embarazada.

    Será que es como vos decís, la postergación de una misma es solo por un tiempo; luego todo se volverá a armar, incluida vos misma.

    Las alegrías que te va a traer Cata, el descubrimiento de nuevas cosas que vaya haciendo y aprendiendo, el asombro al ver gestos de alguno de ustedes dos impresos en la carita de la beba... de a poco se va a extinguir todo ese miedo y vas a encontrar el ritmo para todo.

    El apoyo de Martín va a alivianar este miedo.
    Te mando un abrazo enorme; vos confía!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias chiquitita, supongo que hasta que no conozca a mi chiqui voy a tener que consolarme pensando en que las cosas buenas van a superar a las malas. Quizá me pega bien y todas estas cosas las vivo sin mayores complicaciones, o quizá caigo en una depresión post-parto! Voy a tratar de no hacerme mucho la cabeza y esperar a que las cosas pasen..
      Te mando un beso gigante

      Eliminar
  6. Y si nena, una se posterga a si misma un tiempo, todo depende también de cada una y de cada niño. Yo recién me estoy reencontrando conmigo misma, y me siento mucho mejor organizada en todos los aspectos que hace un año atras. Vos en parte fuiste testigo de lo mal que lo pasaba en las noche con Clara, pero todo pasa, pero no pasa solo uno debe ser parte del proceso, obviamente. Deja de pensar tanto y angustiarte por algo que todavia ni paso, espera el momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenes razón, voy a esperar el momento y ver qué pasa. Por ahi estoy engendrando un demonio que me rompe las bolas hasta que tenga 10 años, o por ahi una santa que duerme toda la noche, o por ahi una niñita promedio (esta me parece más probable) y más allá de todo eso, también está el cómo me lo voy a tomar, por ahi es una santa pero me desbordo o viceversa...
      Gracias un besote grande

      Eliminar
  7. Chivi de mi corazón!
    No te sientas ni sola ni culpable, mi semana santa fue igual.
    Tengo miedo de no saber, de no poder, me da bronca, no poder fumarme 200 puchos y mamarme hasta morir en la semana que tengo en Brasil...Odio al pibe de a ratos, pero me reconcilio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja yo por suerte no llego a odiarla, pero si odio la situación.
      Se que de haberlo pensado antes, NUNCA hubiese sido el momento adecuado para buscar un hijo, porque una (una como mortal, después están las otras que nacieron para ser madres) nunca está preparada para todo esto...
      Pero bueno, ya estamos en el baile!
      Yo también extraño tomar, sobre todo los tragos que tanto me gustaban, o el vino, pero bueno, de vez en cuando me hago un gustito y tomo un poco ;)
      Te mando un beso grande!!

      Eliminar
  8. Chivi hermosa, vamos por partes como diria Jack!

    1) 9 MESES DE TU VIDA CREANDO OTRA VIDA. No creo que la mujer pueda experimentar sensación más fuerte que la de gestar vida y parirla ni me quiero imaginar! Mira lo fuerte que es que seguro que de acá a un par de años, no vas a reconocer a la Chivi pre Cata en cuanto a tu forma de ser y ver la vida. Estas en medio de una experiencia hermosa y transformadora.

    2) CREAR VIDA NO ES FACIL. Todas, absolutamente todas las mujeres embarazadas, engordan, se ven feas, se sienten gaseosas, una versión distorcionadas de sí mismas, y es normal. Si en el trascurso de 9 meses engordara 10 kilos, creo que mi autoestima no estaría nada alta PERO es peso que después lo bajas. Mi vieja subio 10 kilos y bajó 15 y tenía 35 años, o sea, no era una pendex. Cuando yo ya tenía un año, usaba de nuevo la bikini.

    3) NO PODES TOMAR ALCOHOL. Bueno, podes pero no debes. ¡Ojo! Hay médicos que sí les permiten a las embarazadas un poco pero de ciertos alcoholes. Vos queres una Catita sanita así que hay que hacer pequeños sacrificios y caso a lo que te diga tu obstetra.


    4)NADIE VIENE CON UN MANUAL "SER PADRES HOY" NI SIQUIERA LA REVISTA HOMONIMA. Estoy segura que vas a ser la mejor mamita que Cata pudiera tener. ¿Quién dijo que tenes que postergar tus proyectos? Mi viejo se recibió cuando yo naci. Mi vieja hizo su posgrado. ¡Vamos! ¡Querer es poder! SIEMPRE

    Espero que mis palabras te ayuden. Se que no ser madre y no estar embarazada es como opinar de algo sin saber pero digamos que me nutro de todas las embarazadas maravillosas que conocí, donde te incluyo, y tus miedos, MIEDOS MAS QUE NORMALES, fueron los miedos de ellas también.

    Cafecito descafeinado???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayy Calabaza de mi corazón! No sabes que lindo es leer tus palabras, y encontrarme con una sonrisa en la cara.
      Paso a contestarte!
      1-Eso me da miedo. Yo no quisiera no reconocerme, quisiera ser así para siempre, a mi me gusta la Chivi pre-Cata, pero bueno, supongo que Cata sacará parte de lo mejor de mi no? Esperemos!
      2-Tu mamá es una genia, pensá que aumentó en todo el embarazo, lo que yo en 6 meses! Ahora voy 7 meses y 12 kilos, pero me aterra pensar que estos últimos dos meses supuestamente son en los que más se engorda, a cuánto más voy a llegar?? :S
      3-No me digas eso del alcohol!! Mis dos obstetras me dejaban, así que yo de vez en cuando me tomo algún vasito de algo. Sino no se puede vivir che!! jajaja. La obstetra vieja me decía que si me tomo un vaso de cerveza o vino por semana, no es una cantidad significativa de alcohol como para que atraviese la placenta, así que yo le hice caso y no superé el vasito semanal. Hay semanas que no tomo nada, pero algunas veces salgo y me dan ganitas!
      4-No se si postergar mis proyectos, bueno, en realidad si, porque ya el segundo cuatrimestre no lo voy a cursar hasta el año que viene, pero eso no me molesta tanto. Lo que me da miedito, es postergarme a mí misma. Eso de no tener tiempo ni de bañarte, o de arreglarte las uñas, (que es algo que no suelo hacer, pero cuando uno no PUEDE hacer una cosa, la añora más)...
      Tus palabras me ayudan siempre, la verdad es que admiro mucho tu forma de pensar, por lo que siempre van a ser bienvenidas, por más que no seas madre (aún!!!). Gracias por todo, te mando un besote grandote y acepto el cafecito!

      Eliminar
  9. ¡Hola mi queridaaaa!
    Ante todo calma, calma, y calma. ¡Ponete " La edad del cielo" de el gran Drexler para que se afloje un poquito todo!

    Respecto a este tema de los miedos, qué jodidos parecen así, ahora, mirándolos desde afuera. Considero, respecto a perderte a vos misma y a postergarte que tenés que buscar un equilibro. Mi vieja es de esas personas que se dedicó demasiado a mis dos hermanas y yo, y ahora, una vez grandes las tres encontramos que se postergó y no hay mejor regalo que quisiéramos hacerle que el haberle evitado algo así. Porque se merece sentirse todavía plena. Mi punto es que eso depende mucho de vos también. ¡Por darte un espacio, por vivir todo este miedo apoyándote en Martín, por ir teniéndote más consideración a vos misma no vas a ser mejor ni peor madre, Chivi, no!
    No hay una guía sobre cómo ocupar ese rol, y te lo estoy diciendo como hija no sólo desde la compresión en si misma. Nosotros de este lado, así seamos adolescentes, nos damos cuente que la desorientación en algunos aspectos es el común denominador entre nuestros viejos y nosotros. Porque aveces no sabemos cómo ocupar y complacer al otro, y sé que del otro lado, también puede y es de hecho complicado.

    Coincido con Estelita en que, aún mismo todo esto, los hijos te dan una especie de felicidad incomparable a todo lo anterior que hayas vivido. Y no, definitivamente, no es poco la presencia y el rol que va a llevar adelante Martín.

    Por eso, y por toooooodos los que te queremos ( bloggeros o no jajaja) seguí metiéndole con todo y no te me angusties.

    ¡Te mando un abrazo, otro de respuesto y un millon de besos animadores! ¡Para Cata tambiéeen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi chiquitita! Antes que nada, muchas gracias por tus palabras, es justo lo que necesitaba escuchar (o leer si vamos al caso) en momentos así. Ahora estoy más tranquila y puedo entender mejor eso de la felicidad y el amor que te da un hijo, además de que eso no se compara con nada.
      Habrá que acostumbrarse a los cambios, a la "nueva yo", a mi nueva vida!
      Gracias gracias por tu apoyo, tus palabras y tu cariño, te quiero mucho chequeteta!!
      Besotes!

      Eliminar

Vos también tenés algo para enseñarme?