jueves, 20 de febrero de 2014

Hey! 8 Meses, 10 días

Me cuesta escribir y no por no tener tiempo.
Nuestra rutina se fue acomodando, de modo tal que puedo tener mis espacios propios para ver una serie mientras Cata juega solita en el piso, o internarme en la compu como en las viejas épocas mientras duerme alguna de sus siestas.
Me cuesta escribir, y no se bien por qué. Después de tanto tiempo se imaginarán que temas y anécdotas sobran, pero algo que amo tanto como plasmar mi vida en un word, una plantilla de Blogger, o un papel (qué alejada estoy del lápiz y el papel!) me da pereza.

Para contar, tengo que mi hija está gigante. Anoche mientras dormía la miré y no me lo creí, leer sus medidas en la libreta de salud no me hace el mismo efecto que mirarla detenidamente y recordar el día que nació.
Supongo que en la medida de que siga creciendo cada día va a ser más increíble que estuvo en mi panza, que yo de alguna manera, "la creé", que mi cuerpo hizo esa piel como las ostras hacen las perlas (jaja, me fui a la mierda, perdón, pero se me vino esa similitud a la mente).
Ya come 4 veces al día y quiere gatear. Se para mucho y se enoja cuando la acuesto y no le enchufo la teta inmediatamente.

Al menos una vez al día pienso en que la maternidad no es tan difícil.
Bueno... Cuando lloran y gritan aparentemente sin razón, y no hay manera de calmarlos uno mira por  la ventana, o un portarretratos con una foto de la "vida pasada" y recuerda lo fácil que era antes, poder tomarse una tarde entera para hacer NADA, echarse en el sillón a mirar la tele, pintarse las uñas (me es imposible desde que nació Cata, a menos que esté con alguien que me ayude a agarrarla cuando me pide upa con el esmalte fresco), ponerse aritos sin que sean tironeados, ir al baño sin público, almorzar sin apuros por dormir al bebé que reclama su religiosa siesta...
Pero salvo por momentos específicos del día, todo el resto es pura felicidad, puro amor, puro disfrute, y eso lo va volviendo fácil. Y por sobre todo, la rutina ayuda y mucho.

A veces pienso también, que mi vida podría ser mucho más fácil.
Es decir, podría dejar de rechazar el andador, y poner a Cata en uno de esos aparatitos del demonio para que juegue tranquila cuando está aburrida.
Podría darle lácteos, como hacen mis amigas, y no romperme la cabeza día a día a ver qué le cocino. Podría darle también Nestum o Vitina y sería AÚN MÁS FÁCIL.
Podría ponerle medias y evitar que todo el mundo me pregunte una y otra vez si el bebé no tiene frío.
O pedirle a mi suegra que la cuide una hora o dos, e irme a pasear, a tomar un tiempo para mí.
Pero elijo hacerlo del modo difícil. Y puede ser un acto narcisista, algo así como sentirme mejor madre al no darle Vitina, pero es lo que elijo.
Es que supongo yo que con el poder de internet, uno va descubriendo cosas que antes ni se imaginaba no?
Cuando nació Cata le compramos botitas, zapatillas, mini crocs para el verano, y meses después vengo a enterarme de que es mejor tenerlos con las patitas al aire.
Antes de ser madre, pensaba que los andadores estaban buenos, de hecho hasta ahora me dan ganas de comprarle uno cuando veo que el bebé de una prima con menos meses que Cata, camina y le encanta, pero enseguida pienso en que está la posibilidad de que en realidad sean malos para la columna, y condeno al infierno al andador, y en mi casa es mala palabra.

Desde hace bastante tiempo que queremos mandar a Cati a natación.
Martín ama nadar, compitió y fue profe en una colonia de vacaciones, así que estaba más que entusiasmado de poder ir con ella.
Cuando teníamos todo listo, para llevarla, le cuento a una de mis amigas y me dice que su pediatra le comentó que hay una enzima en el agua de los gimnasios que los bebés no pueden asimilar bien y eso les provoca, a futuro, un síndrome de ahogamiento o algo así, (todavía no le pregunté a la pediatra de Cata y no encontré nada en internet, saben algo al respecto?) así que descartada absolutamente la pileta, también están claro, las otitis y demás pestes que todos sabemos trae el comienzo de la pile, que triste...

Pero bueno, no crean que soy una madre sobreprotectora, al contrario, soy bastante relajada con respecto a golpes y caídas (aunque la culpa me mate, asumo bien los momentos de pánico en casa), a la ingesta de tierra, arena o pelos de gato (esto es lo que más me cuesta), es sólo que la simple idea de exponerla a algo que pueda llegar a hacerle mal ahora o en un futuro me da miedo, y prefiero no arriesgarme.

Y así es como llego a la conclusión y les cuento, por si aún no lo sabían, que la maternidad es fácil si una madre es relajada, pero ¡sorpresa! con la misma maternidad llega la imposibilidad (creo yo) de "dejar" (dejalo, no pasa nada). Es como si con la partida de nacimiento te dieran un rollito como el del papel higiénico (déjenme terminar, no piensen mal!) todo escrito con letra chiquita y te dijeran:

"Con tu bebé viene esta pequeña lista, son preocupaciones, acostumbrate a vivir con ellas hasta el día de tu muerte".

9 comentarios:

  1. oh, queria una fotoo de la criatura!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Es que si te dieran una lista sería más fácil, una al menos sabría a qué atenerse, no? Pero en cambio vas descubriendo que esto no se termina nunca, porque a medida que crecen van apareciendo cosas nuevas. Llamalas miedos, llamalas preocupaciones, llamalas como quieras, siempre están y seguirán estando ahí...

    Beso grande, Chivi!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu blog!! Lo que escribís y tus sentimientos! Sin duda ser mamá tiene que ser una experiencia maravillosa!!!. espero pronto poder experimentarlo!!! Un beso!!!!

    ResponderEliminar
  4. CHIVI QUE LINDO LEERTE OTRA VEZ!!!! A veces maldigo tener tanta informacion al alcance... como vos decis... hacemos el camino dificil. pero estoy tratando de relajar y entregarme. asi que de a poco le compro papillas de frutas en frasquitos (eso si! que digan sin azucar agregado ni conservantes) y voy dejando que coma mas galletitas de las que deberia. no me queda otra... con la llegada del hermanito/a no me va a dar el cuero para mucho mas :)

    ResponderEliminar
  5. Hola, me ha encantado leer este post. Es genial poder volver a leerte.

    Por cierto espero que no te moleste pero me gustaria recomendar la tienda de la que soy cliente, referente en chupetes personalizados, se llama Chupetitos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Chivi! Que bueno leerte de nuevo, en serio...Esta bueno el post...es cierto mucha cosa nueva, mucha preocupacion, muchas cosas que #yonunca que a la larga llegan, muchas cosas que #yosiempre que dejamos de lado...eso es aprte de la maternidad tambien...ni facil, ni dificil, es el dia a dia
    BEsote Chivi!

    ResponderEliminar
  7. Las ecografías 3D es una tecnología al alcance de todos. Sencillamente ESPECTACULAR tener la maravillosa experiencia de ver a nuestros bebés en tercera dimensión. Pero más allá de la ecografía como tal, creo que más importante es conseguir un equipo de profesionales en quién podemos confiar para poder disfrutar de todo el potencial de las ecografías 3D y 4D.

    ResponderEliminar
  8. Buenas!!! te acabo de conocer y ya te sigo, me parece un blog muy interesante. Te dejo también el mío por si quieres seguirme: http://elviajedemiembarazo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Gana 50€ en nuestra tienda online. ¡¡¡Date prisa solo hasta el viernes!!! ‪#‎soymadreEXB‬
    Haz clic en este enlace http://ow.ly/4n7iBQ

    ResponderEliminar

Vos también tenés algo para enseñarme?