miércoles, 27 de febrero de 2013

Seis Meses

Y sigo sin caer.

Creo que mi hija va a nacer y yo voy a seguir en mi nube de pedos, sin saber que cambié, que soy una madre, que cambió mi vida completamente.
El otro día me dijeron "señora" y me extrañó tanto, pero luego pasaron unos minutos y la panza se hizo notar nuevamente en mi cabeza. Estoy embarazada, soy una señora.
Todavía me siento niña, adolescente, joven, pre-adulta, todo eso, todo menos adulta, madre, o señora.
Todavía me acuerdo de mis pensamientos de adolescente, todavía tengo en mi piel las vivencias, y aún no entiendo qué cambió en mi.
Me deja tranquila que el cambio haya sido tan gradual que ni me di cuenta. Me acuerdo cuando de adolescente soñaba con qué estaría haciendo a mis 26 años, y nunca, pero nunca, me imaginé así.
Me imaginaba independiente, viviendo sola, trabajando de lo que amara (sea lo que sea), quizás recibida, quizás no, y viviendo en Buenos Aires.

Y ahora vivo lejos, no es que lo extrañe, todo lo contrario, pero al mudarme a un pueblo siento que mi vida va un poco más lenta que la de las personas de la ciudad, las que solían ser mis vecinas...
Ahora estoy casada, esperando una hija, con un trabajo que no soporto, y preguntándome qué pasó.

No me malinterpreten, soy absolutamente feliz con la vida que tengo, las cosas no podrían ser mejor. Sólo que me las imaginé diferentes, y eso me genera la duda de cuánto diferirán mis sueños a futuro con la realidad.

martes, 26 de febrero de 2013

Regreso triunfal... bah más bien de rodillas

El insomnio de esta madrugada algo raro traía.
Y es que me se de memoria que tengo que evitar comer carne a la noche, y sobre todo acostarme enseguida de cenar, pero así y todo, ayer lo hice, y a las 5 de la mañana me desperté con un malestar horrible.
Y es así como me pasé dos horas yendo y viniendo al baño, la mayor parte de ellas, arrodillada delante del inodoro, qué imagen tan adorable!
Lo único que se me pasaba por la cabeza era "¿por qué? tengo que levantarme en dos horas! Por qué el mundo es tan cruel conmigo? No me importaría pasarme la noche entera así, si al otro día no tuviese que laburar más de ocho horas y media!".
No me importaba el malestar. Yo sólo quería dormir.

viernes, 22 de febrero de 2013

52 semanas (6) - Por los volcanes

Ya volvimos!
Después les cuento bien, pero preferimos volver un día antes y quedarnos alguna noche en un hotel, la verdad que acampar está re bueno pero cansa demasiado!!
Este viernes va una foto que, como no podría ser de otra manera, saqué en el viaje.
Es el volcán.... bueno no me acuerdo, un volcán de los miles que vimos por Chile, después les confirmo cuál jajaja.
Un beso a todas!


lunes, 18 de febrero de 2013

Mis merecidas vacaciones

Odio mi trabajo, así que se imaginarán lo feliz que estoy de irme finalmente de vacaciones.

Estas son muy especiales, por varios motivos:
-Las paso junto a Martín, después de muchas vacaciones separados
-Es nuestro último viaje de a dos, bah, de a dos y medio
-Nos vamos a la aventura. Llevamos el auto, carpa, colchón inflable, frazadas y almohadas. Nunca viajé así, y estoy muy entusiasmada. Tenía ganas de hacer algo de este estilo antes de tener a mi peque.

Mi último viaje fue en Julio, a Montevideo, al primer cumpleaños y bautismo de mi ahijada (la hermosa pequeña de Paty), y el anterior fue también a la misma ciudad, en Octubre del 2011.
Simplemente me cansé de viajar sola. Es aburrido, y necesito a Martín. Me gusta tanto compartir cosas con él, que sentía que siempre me faltaba algo.

La última vez que viajamos juntos fue para nuestra luna de miel, así que imagínense que siento que es algo que necesitábamos, un descanso de a dos, un tiempo para nosotros, una última salidita como un matrimonio sin hijos.

Nos vamos a Chile, tenemos ganas de llegar a Puerto Montt. No nos queda muy lejos, a cinco horas de acá, pero vamos a ir parando en todos los pueblitos y ciudades para conocer lo más posible, si llegamos a Puerto Montt mejor, pero si no, al menos conocimos bastante.
No se si voy a aguantar una semana entera sin mis perras, mi gata, mi casa, la tele, INTERNET!, etc. Me da un poco de miedo, pero bueno, en el fondo sospecho que voy a disfrutar muchísimo.

Estos días en mi trabajo fueron "la locura", por eso estuve un poco desaparecida. Dejo esta entrada programada y una más de la foto del viernes, pero no voy a poder contestar sus comentarios ni pasar por sus blogs porque no pienso prender el teléfono desde allá, me voy a desconectar completamente y además, ya veo que me matan con la cuenta cuando vuelvo!

Espero que todas anden bien, yo a esta altura, me imagino, descansando en Chile :)

viernes, 15 de febrero de 2013

52 semanas (5) - En la era medieval


La foto de hoy la saqué el año pasado, en otoño (mi estación favorita). Es de un lugar que quedaba cerca de mi casa anterior, un caminito subiendo por la montaña en el que hace mucho tiempo había un boliche y ahora ya no hay nada. Me encantaba subir con las perras, sacar fotos, y sentirme sola, porque ya nadie iba a ese lugar.
Además, desde allá arriba se podía ver un poco de lago, muchas calles de la ciudad (a la noche quedaban hermosas, todas iluminadas) y mucha, mucha vegetación.
La imagen me hace acordar a la era medieval, no se por qué jaja.

Muy buen finde!

jueves, 14 de febrero de 2013

Princesitas

Desde hace un tiempo estoy mirando casi fanáticamente programas de Discovery home & healt.
Y hay un programa, que me grabo especialmente para no perderme ni un solo capítulo.
Y no es porque me guste, sino porque me llena de morbo el saber hasta dónde puede ir una mente retorcida.
Hablo de “Princesitas”, ese antro de perdición infantil, frutillita de la torta de pedófilos, y generador de mentes trastornadas gracias a madres más trastornadas aún.
Lo miro sólo para indignarme. Para ver qué tan lejos pueden llegar estas mujeres, que por poco drogan a sus hijas con sobredosis de azúcar para que estén hiperactivas durante todo el concurso.
Les dan infinidad de caramelos, litros de coca cola, y hasta café, todo con tal de que no estén bajoneadas en escena.
Hay de todo, pero lo que más asco me da son los concursos “Glitz”.
En estos se exige que las niñas estén bronceadas, que usen extensiones, toneladas de maquillaje, mucho, mucho brillo, vestidos espantosos que me hacen acordar a merengues gigantes, pestañas postizas, y hasta a veces, DIENTES POSTIZOS.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Papá

Bueno, volví luego de un fin de semana aburrido, pero "descansador", lista para ponerme a trabajar en cualquier momento, (son mis últimos tres días antes de irme de vacaciones y tengo miles de cosas pendientes), pero antes quería dar señales de vida, con este post que escribí el *domingo, o lunes* (edité porque había puesto "sábado" pero el fin de semana largo me mareó jaja), en mi casa (no tengo internet, así que tuve que esperar a volver al trabajo para subirlo...)
Espero que todas anden muy bien, un beso grande!

Papá
Mi tiempo pasó. Los momentos padre-hija que no existieron para mí hasta ahora, no existirán jamás.
Sólo me queda el consuelo de que mi hija va a tener lo que yo no tuve, y saber que tengo un duelo pendiente, para hacer en cuanto tenga ganas de concentrarme en ello.
Hoy quiero hablarles de Martín. El papá de mi hija.
Siempre supe que iba a ser buen padre. Desde el momento en el que éramos novios y me tapaba a la madrugada, con tanto cariño que yo, aún dormida lo sentía.
Cuando soñábamos con nuestros hijos, y me contaba sus ilusiones,  como construirles una “casita del árbol”.
Cuando le dije que sí, que estaba embarazada, y su cara se iluminó tanto que iluminó también toda la casa.
Él es de los papás permisivos. De los que dejan vivir a sus hijos, enseñándoles lo bueno y lo malo de la vida, pero dejando el destino en sus manos, dándoles el libre albedrío, dándoles libertad.
Él es el compinche, el que se va a enterar de mi boca cuando Cata y yo nos complotemos, pero no va a decir nada para resguardar nuestro secreto.  Que va a compartir esos momentos de padre a hija que yo no conozco, pero que sé que voy a disfrutar tanto, que me hace feliz desde ahora.
Él es el que no tiene vergüenza de pedir las cosas. De regatear un precio, de preguntar qué tiene tal sabor de helado, de pedir un pedacito de queso para que yo lo pruebe antes de comprarlo. De pedir en un restaurante que calienten la mamadera, o en un local de ropa si dejan que “la nena” pase al baño.
Él es el mejor cocinero de la casa, el obsesivo que no deja que nadie se acerque mientras cocina, y el que hace las mejores presentaciones en platos.

viernes, 8 de febrero de 2013

52 semanas (4) - Gato mirando al sudeste


No recuerdo de cuándo fue esta foto, si del invierno pasado, o del anterior, pero es mi gata, Uma, mirando la nevada desde la ventana de la que era mi cocina.
Era muy divertido verla intentando agarrar los copos de nieve a través del vidrio! jaja
Buen fin de semana!

PD: La de la foto no soy yo. Aclaro por las dudas.

Maternidad - Lado B - Ahora en serio

Cuando una persona se entera que hay una embarazada en el lugar, de inmediato piensa en alegría, amor y estrellitas de colores.
Y nadie puede concebir lo que hay más allá. Todos presuponen que estoy pasando por el mejor momento de mi vida, pero nadie, NADIE me entiende.
Bueno, sólo las otras embarazadas me entienden.
La verdad es que sí, es hermoso y todo lo que quieran. Es loco, tengo dos corazones, estoy creando vida, estoy engendrando al amor de mi vida.
Pero todo eso conlleva miles de cosas que nadie que no lo haya vivido es capaz de entender.
Me siento mal. Todo el tiempo. Me pesa la panza. A veces cuando me paro siento que me la tengo que agarrar porque se me va a caer.
A veces me siento hermosa, pero otras, (y la mayoría), me miro en el espejo y no me reconozco. Este no es mi cuerpo, esta no soy yo.
Soy un tanque australiano, esta panza es gigante y molesta, tengo los siete kilos que aumenté en el culo y en las piernas, me duele demasiado la cintura, la cabeza, los pies, las piernas...
A veces las náuseas típicas del primer trimestre reaparecen, y muchas veces tengo antojo de pizza grasosa y náuseas a la vez.
Tengo el apetito multiplicado por mil, al igual que el sentimiento de culpa, que surge siempre luego de que me atraco con un paquete entero de galletitas.
Me siento molesta, hace calor y no estoy cómoda ni acostada, ni tirada en el sillón (donde paso la mayor parte de mi tiempo libre), ni caminando, ni en reposo, ni nada.
Me molesta hasta ir a la playa. Me molesta el sol y me aterra mancharme la cara.

jueves, 7 de febrero de 2013

Insomnio

O "Insmonio" como lo escribo siempre por error, me tiene muy a mal traer.

Tengo insomnio desde el momento cero del embarazo. Si bien los tres primeros meses me dormía hasta parada, por las noches, y sobre todo bien temprano a la mañana, mis ojos estaban abiertos como el dos de oro.
Si es fin de semana, o feriado, primero puteo por haberme despertado a las 7 de la mañana un día que puedo dormir más, y luego intento que pase rápido el tiempo para despertar a Martín. Tipo 9 cuando ya estoy podrida de chequear Facebook, Twitter, Gmail, y Blogs, y todo lo imaginable, intento molestarlo, sólo para obtener como respuesta "Gorda, dejame dormir, es sábado". Al rato intento nuevamente y: "Despertame en diez", que se vuelven 15, 20, 30, y yo ya me doy la cabeza contra la pared del aburrimiento.
Ahora cuando él se despierta, y luego de que desayunemos, me agarra el sueño. Y es así como la mayoría de los días de descanso, me duermo una siestita a las 11 de la mañana.
Otras veces, generalmente los días de semana, cuando al otro día debo levantarme muy temprano; mis ojitos se abren a la madrugada.
Como anoche, cuando me despertó un bendito calambre (Oh! Los calambres! Cada vez que sufro uno prometo abandonar los tacos!) nada más y nada menos que a las 3 y media de la mañana.
Cuando se me pasó, y vi que mi cuerpo no tenía muchas ganas de seguir durmiendo, me fijé la  hora en el celular.
3:24 o algo así. Pensé: Que hora cliché, en todas las películas, novelas o series, cuando una persona se despierta a la madrugada son las tres y media.
Luego de ese pensamiento vinieron mil más, unas insoportables náuseas que me obligaron a ir al baño unas tres veces, volví a consultar la hora en el celular, y ahi estaba: El ícono de las notificaciones de facebook.
Ese maldito ícono que alimenta mi insomnio, porque sé que una vez que me meto a chusmear, no salgo más por un buen rato.
Estuve hasta las 4, hora impuesta por mí misma, y luego me dispuse a dormir.
Obviamente: fue imposible.
Siempre me costó muchísimo no pensar en nada, y por eso me cuesta también meditar, pero el temita del insomnio ya me tiene harta. Y además, pensar en que al otro día me tengo que levantar temprano, y que debo dormir porque sino voy a ser un zombie, me presiona más y me cuesta más conciliar el sueño.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Maternidad top

En estos últimos días me vengo quejando mucho de mi panza. La amo, pero es demasiado molesta.
Encima se me ocurrió embarazarme en el verano más caluroso del sur. Hoy esperamos una máxima de 38°. Y después dicen que no hay calentamiento global...
Siento que me tira la piel, (si, me embadurno en crema) que tengo todos los órganos internos apretados, que me hago pis a cada rato, y que no me entra en el cuerpo.
A la noche no me impide dormir porque siempre tuve el sueño pesado, y porque llegan las diez de la noche y yo tengo un cansancio tal, que no me importa de qué manera caigo en la cama.
Pero durante el día, y sobre todo a la tarde, no la aguanto más. Me molesta hasta para caminar.

martes, 5 de febrero de 2013

¡Indignada!

Ayer estaba en el supermercado y me puse a ver los juguetes, siempre me gusta hacer eso, pero ayer hubo algo que llamó mi atención.
Vi con extremo horror, entre todos los chiches para niñas, una escoba, un secador y una pala. 
¿¿Leyeron bien???
Yo veo perfecto que a las niñas les guste imitar a su madre, que les guste jugar a la casita y cuidar bebitos de plástico. Pero no entiendo, les juro que no entiendo la gracia de regalarle a una pequeña elementos de limpieza!
Ni siquiera para jugar. No. No está permitido. No está bueno enseñarles que eso es lo que hacen las nenas, no me gusta, me rehúso a que mi hija crezca creyendo esas cosas. Y me indigna que aún existan padres que crean lo contrario, y se lo compren "como una gracia".

lunes, 4 de febrero de 2013

Más regalos para Cata

Alguien nos dijo una vez cuando recién quedé embarazada, que no nos preocupemos en comprar nada, porque todo el mundo nos iba a regalar miles de cosas para el retoño.
Y nunca creímos que eso fuera tan cierto.
Ayer nos juntamos a comer un asado en lo de un amigo, que nos había contado que tenía algunas cosas para Cata.
Él hace muchos, muchos años tenía una pañalera y le quedaron algunos productos que no vendieron, pero nunca nos imaginamos que iban a ser tantos!
Yo al principio pensé que sólo serían un par de chupetes, y nada más. Él a la vez nos dijo que además tenía una camperita.

viernes, 1 de febrero de 2013

Premio!!

¡Qué alegría! El viernes pasado recibí dos premios y hoy, la bella Angeles me mimó con otro más!
Las bases son contestar las preguntas que van a continuación, y nominar a 20 blogs con menos de 200 seguidores, aquí vamos:

->¿Qué te gusta más cocinar, postres o platos de cuchara?
Me gusta mucho cocinar, pero mi predilección es por los postres. Las cosas dulces me pueden, así que soy adicta a cocinar tortas, tartas, cupcakes, galletitas, postres, etc.

->¿Qué es lo más importante para tí en una persona: la personalidad o el físico?
Definitivamente la personalidad, aunque creo que en el plano hombres, al menos, el físico es la primera impresión, y determina la predisposición que una tenga para empezar a conocer la personalidad en un futuro. Pero me quedo con la primera.

52 Semanas (3) - Con yapa

Quería que la foto de hoy fuese alguna de las muchas que tengo de ciudades, playas o paisajes.
Pero a la vez, no quería dejar de mostrarles los regalos que recibió mi pequeña en esta semana.
Así que este post de "52 semanas" viene con 2x1.

La primer foto, es de algo que recibimos el martes, en una encomienda, de parte de la adorable y ya bautizada como "Tía Sil", quien nos mandó algo para cada una. Para mí, una carta, una receta que ya puse en práctica y una revistita con juegos super divertidos, y una pluma verde hermosa.
Para Cata, esta remera que hace que muera de amor:

Está un poco arrugada porque recién llegaba y ya le estaba sacando foto!


Y en esta segunda foto, les muestro el regalo que le dieron ayer a mi pequeña, de parte de su tía (la única tía real y no adoptada o elegida).
Son estas hermosas Crocs:

Son N° 18!! Veinte números menos de lo que yo calzo!! jaja
Espero que les hayan gustado, que tengan un muy lindo finde!