lunes, 29 de abril de 2013

Anidando

A esta altura supongo que todas saben a qué me refiero.
Pero puede haber alguien por ahí que aún no sabe nada sobre el "Síndrome del nido".
Wikipedia dice esto al respecto:

"Se conoce como Síndrome del Nido a un tipo de conducta que se produce con frecuencia en las mujeres embarazadas consistente en incrementar el tiempo dedicado al orden y limpieza de la casa, a poner en orden las estancias, lavar las ropas, etc. Este tipo de conducta se da principalmente en el tercer trimestre del embarazo, es decir en fechas que se acercan a término. Algunos expertos plantean como hipótesis para explicar esta conducta que es una forma de afrontar la ansiedad ante la llegada del nuevo bebé, o como deseo de controlar la nueva situación. En todo caso esta actividad provoca sensación de tranquilidad y confianza a la futura madre."

Bueno muchachas, llegué al síndrome.
Me pasé el fin de semana limpiando como condenada. Martín trabajó bastante así que estuve gran parte del sábado y toda la mañana del domingo sola, vestida con harapos (pero harapos cómodos), limpiando y ordenando compulsivamente.
Lo mejor de todo chicas, no es que yo haya llegado a "sufrir" esto. Lo mejor es que le llegó a Martín!

Martín es un marido muy hacendoso -cuando tiene ganas- técnico electromecánico, estudiante de carpintería (y ciencias políticas, pero estas no vienen al caso) que sabe hacer absolutamente todas las cosas de la casa.
Pero la mayoría de las veces, no hace uso de sus conocimientos técnicos y facultades para los arreglos.
Y es así como nos mudamos hace ocho meses, y aún teníamos:
-La canilla de agua fría de la pileta del baño de abajo sin andar.
-Los cables de la tele y de Direct tv a la vista todos horribles
-El decodificador de Direct tv sobre una SILLA
-El extractor de la cocina sin conectar
-La alfombra del pasillo de arriba, nueva arrollada sin colocar (Y digan que la alfombra del cuarto de Cata la puse yo, sino seguiría en las mismas condiciones que la otra)
-El patio, hermoso patio (en realidad es horrible, pero es un patiecito al fin) en condiciones deplorables
-La luz del patio quemada sin cambiar
-Las cuchas de las perras a medio hacer: Tenemos dos perras y cuando nos mudamos decidimos que su nuevo hábitat iba a ser el patio. Pero el patio no es techado y necesitaban si o si cuchas para vivir ahí.
Martín hizo una para la Negra, y Cande se quedó sin cucha. Para ella mejor, porque odia el patio y le encanta dormir calentita abajo de la cama, pero antes de que llegue Cata DEBE estar acostumbrada a ese lugar, y su cucha jamás se empezó a hacer.

viernes, 26 de abril de 2013

52 Semanas - Roaaaaaarrrrrrr


La foto no es de muy buena calidad, y además está movida, pero me mata de la risa la locura de esta gata.
La agarré en el momento justo.
Me está rompiendo muchísimo las pelotas con los maulliditos. Parece que presiente que pronto va a ser desplazada por pequeño humano, porque maúlla cuando se despierta, cuando tiene hambre, cuando tiene sed, cuando quiere salir, cuando quiere mimos y cuando se les ocurra.
No la soporto más, me está haciendo practicar la paciencia china a la que me va a someter la pequeña con los llantos creo...


Esperen, esperen, les dejo esta otra foto para que vean que mi mascota gatuna no es tan horrible como parece en la foto anterior!


jueves, 25 de abril de 2013

Ecografía de contrabando

Supuestamente la ecografía en la que le vimos la bocota enorme a la pequeñísima Cata era la última del embarazo. Pero nop. Resulta que voy a tener una más de yapa gracias al genio de mi maridito.
No se si les conté alguna vez que estoy en un grupo de facebook de chicas que están embarazadas del mismo tiempo que yo.
Es un grupo genial, y me ayudó a llevar el embarazo fantásticamente. Alguna tiene una duda, pregunta y salimos todas al ataque, alguna se siente terriblemente hormonal, todas las demás la entendemos porque pasamos exactamente por lo mismo!
De ese grupo, ayer escribió una chica contando que ya nació su bebé, se adelantó el pequeño. Todas quedamos sorprendidas, muchas se pusieron a preparar los bolsos y las habitaciones de urgencia "por las dudas" y yo, empecé con la ansiedad.
Anoche me desperté a las 3 de la mañana y no pude conciliar el sueño hasta las 4:30. Mientras leía las nuevas publicaciones de mis amigas panzonas, y me hacía la cabeza, para colmo una más fue internada ayer así que no podía parar de pensar en mi Catita.
Y cuando al fin pude dormir, soñé.

miércoles, 24 de abril de 2013

Quería actualizar para contarles que por acá está todo bien.
No estoy escribiendo sólo porque estoy con bastante trabajo, tuvimos cortes de luz programados de toda la mañana (ayer y hoy dentro de un rato), y cuando llego a casa muero de cansancio, así que casi ni me conecto.
Pero todo anda bien en el MundoCata. Hoy me desperté a las 5:30 y no me volví a dormir hasta las 7:00, y el despertador sonó como siempre 7:30, así que me propuse llegar tarde al trabajo sólo para poder dormir al menos hasta las 8.
Las estoy leyendo siempre que puedo, en cuanto me sea posible vuelvo y les dejo comentarios a todas.
Un beso grande!


sábado, 20 de abril de 2013

Madurando II

Bueno les sigo contando lo que empecé ayer.
La segunda señal de que quizás estoy madurando realmente vendría a ser "enfrentar a mis jefas".
Y fue así:
Se supone que cuando me reincorpore de la licencia, laburar 7 horas y media (con la reducción de la hora de lactancia) sigue siendo mucho tiempo para estar lejos de una bebé de dos meses.
Es lo lógico si uno se pone a pensarlo, pero al parecer, para mis jefas nada es lógico.
Yo pensaba hablarlo más adelante, incluso estando ya en licencia aparecerme un día por el estudio y comentarles que a mi regreso voy a trabajar sólo 4 horas.
Pero jamás tomaron un reemplazo para mis tres meses de ausencia, y veía que las cosas se complicaban un poco. El día que vino mi jefe a decirme que le enseñe a él mi tarea, porque sería él quien se quedaría haciendo todo lo que hago yo (pago por ver eso), descubrí que nunca tomarían a nadie, y que reducir mi horario al regreso iba a ser difícil.
Porque cuando yo entré al estudio eramos tres personas trabajando, dos de 8 horas y yo de 4, y las cosas iban perfectamente. Cuando una de mis compañeras se mudó de ciudad, yo pasé a 8 horas y no tomaron a nadie más.
De esto van a hacer dos años. Tiempo en el que hicimos peripecias con la compañera que quedó para repartirnos todo el trabajo entre nosotras.
Entonces cuando hablaron de tomar a alguien para cubrirme en la licencia por maternidad, supusimos entre las dos que esa persona se quedaria al menos cuatro horas cuando yo me reincorpore, para volver al ritmo que teníamos en un principio.
Y de esa manera no habría ningún problema en cambiar el lugar con esa chica y hacer yo las 4 horas.
Pero obviamente nada de eso estaba en los planes de mis jefas!

viernes, 19 de abril de 2013

Madurando

En estos días pasaron dos cosas que me hicieron dar cuenta de que estoy madurando un poco.
Hice dos cosas, que nunca me creí capaz: -Luché por mis derechos, defendí mi patrimonio e intereses y -Enfrenté a mis jefas.
Siempre fui tímida, quedada, vergonzosa. Fui (¿o aún soy?) de esas personas que son capaces de pagar cien pesos más, viendo que me están estafando y no decir nada.
Por ejemplo; si iba a la peluquería (algo raro en mí, pero alguna que otra vez habré ido) y veía un cartel en la puerta diciendo que el corte de pelo costaba $100, entraba, me cortaba el pelo, y a la hora de pagar me cobraban $130; yo no preguntaba nada, y calladita pagaba los $130. Me daba vergüenza decir: "Pero flaco que onda? En la vidriera dice $100!!".
Cuando conocí a Martín, empecé a escudarme en él ante todo. Porque a él nunca le tiembla el pulso para decir las cosas, y hasta a veces me moría del terror de que se de cuenta que me estaban estafando porque veía venir que se iba a quejar y... yo moría de la maldita vergüenza.
Otras veces esperaba que fuera él el que nos defendiera. Si me daban mal el vuelto en el super y él no se daba cuenta, yo esperaba a estar fuera de la vista del cajero, y le decía despacito al oído: "Amor nos dieron mal el vuelto" y ahí iba él, justiciero a reclamar nuestro dinero.
Ahora que estoy embarazada entendí que no puedo depender de él para todas estas cosas. Porque me imagino que alguna vez me va a pasar de tener que pedir para entrar a algún baño a cambiar a la niña, quejarme si alguien se me cuela en la cola del centro médico o algo por el estilo.
Y mi nueva actitud madura se hizo notar cuando recibí las fotos del book.
Resulta que no me gustaron mucho, pero  no me malinterpreten, las fotos están buenas, yo no me veo vaca en todas, pero hay algo que no me cierra.
Se supone que el fotógrafo saca las fotos, y luego nos muestra todas y somos nosotros quienes elegimos de todas, cuales nos gustan más.
Bueno, el otro día vino con las fotos, nos las dejó en nuestra compu y se fue. Y yo que las vi después me quedé muy de mal humor.
Porque faltaban muchas que pensé que iban a estar buenas.
Porque habían muchas en las que me veía horrible, (y era cierto, porque Martín mismo me lo dijo).
Porque habían muy pocas de la panza, o del lago, dos cosas que yo había pedido explícitamente.
Y a la noche hablamos con Martín, la verdad es que me pareció por primera vez que DEBÍAMOS reclamar. En otra situación hubiese dicho, "ya fue, dejá, al fin y al cabo están lindas así" pero este no iba a ser el caso. Yo pagué por esas fotos. Yo tenía ilusión con esas fotos y esta situación no se va a volver a repetir hasta mi próximo embarazo, así que no pude quedarme callada.
Al otro día le escribí un mensaje al fotógrafo preguntándole por las fotos del lago y las del arrayán. Me dijo que esas no les gustó por la luz. En las del lago había demasiado sol, y en las del arrayán había muy poca.
Me mandó 4 fotos más, del lago, y sinceramente chicas, 3 de esas 4 me gustaron mucho más que algunas de las que me había pasado antes.

miércoles, 17 de abril de 2013

"El mundo entero por cambiar" - Refritando el viejo blog

Les voy a copiar una entrada que publiqué en mi blog anterior, una que ya no está online, y que escribí mucho antes de siquiera pensar en quedar embarazada.
La escribí para mi ahijada, hija de Paty, y hoy quiero revivirla para leerla pensando no sólo en Clara, sino también para dedicarsela a mi propia hija, Cata. Espero que les guste:

martes, 16 de abril de 2013

La sabiduría del nonato

Porque siempre que me empiezo a poner loquita con el trabajo, ella se encarga de hacerme bajar un cambio a la fuerza.
Hoy me bajó la presión una vez más, y luego de pedir permiso a mi jefa, me fui solita al hospital en un taxi.
La cosa empezó cuando yo hacía tranquilita una planilla excel, y en un momento me di cuenta de que no veía los números que tenía que cargar.
Ya me había pasado tres veces antes, sabía que era molesto, y cuando averigüe en internet cuáles podrían ser las causas leí "Presión ocular / Desprendimiento de la retina! / Etc".
Curiosamente lo que más me asustaba era eso de la presión ocular.
Curiosamente me asustaba más que me subiera la presión a que se me desprendiera la retina.
Porque sé que la presión alta en el embarazo es muy peligrosa.
Cuando me pasó esto hoy, mi compañera me dijo que me fije en internet que podría hacer cuando me pasara esto de los ojos, y me aterré al leer:

"¿Qué debo hacer si tengo visión borrosa o veo manchas o luces brillantes?
Estos síntomas deben hacerte consultar en forma inmediata al oftalmólogo pues pueden estar asociadas a hipertensión ocular, hipertensión arterial o desprendimiento de retina."

Entonces le avisé a mi jefa que estaba haciendo una planilla excel que ella me pidió, pero que no podía seguir porque "no veía". Ella me quedó mirando con cara de vaca y de "qué me importa/no te creo", mientras su marido que estaba en la misma oficina dijo: "Yo la completo, descansá un poco".
(Lo único que importaba aparentemente era terminar la planilla!!!)
Mientras intentaba descansar, las palabras "consultar inmediatamente" me retumbaban en la cabeza, me sentía una mala madre por no estar prestando atención a ese síntoma que podría ser fatal, me daba bronca que mis propios jefes minimizaran mi malestar, pero junté fuerzas y fui a decirle a mi jefa que me iba al hospital a hacerme ver.

lunes, 15 de abril de 2013

A veces soy medio boluda

Como para caminarme más de 3 km. con esta panza. Llegar a sentir una leve presión "ahí abajo" y seguir caminando. No parar a descansar, no tomarme un taxi, no nada.
Estoy enojada conmigo misma. Estaba haciendo unos trámites del trabajo y tenía razones para no tomarme un taxi pero me siento una pelotuda.
Lo mejor de todo es que a tres cuadras de llegar al trabajo me encontré con una amiga que no veo hace mucho y me dijo "que bajita tenés la panza che! Ojo!" y me paranoiqueé aún más.
Estoy muy enojada. Y de mal humor. Y por supuesto, cansada.

sábado, 13 de abril de 2013

Más fotos del book!

Aaah no se la esperaban no? Yo tampoco! jaja.
Estaba durmiendo una siesta temprana porque hoy a la mañana estuve con un poco de presión ocular, y me despertó una notificación de mensajes de facebook: El fotógrafo me había mandado algunas fotos!
Bajé corriendo (porque desde ayer tenemos internet en casa! Aunque aún Martín no puso el router así que sólo en la planta baja) y las vi.
Miren sinceramente, no me gustaron del todo. Pero ayer tuve un cumpleaños en el que me sacaron otras fotos y me di cuenta que el problema soy yo.
Al parecer me desconozco tanto con esta panza, que tengo una especie de complejo, o algo similar que me impide disfrutarme como estoy ahora, con panza, un poco gordita, pero feliz por este embarazo y porque los kilos demás y la panzota son producto de algo maravilloso con boquita carnosa.
Bueno, sin más preámbulos, las fotos que llegaron a mis manos, ustedes juzgarán por si mismas.
(Después del salto de página, como es costumbre, porque me gusta generar intriga jajaja)


viernes, 12 de abril de 2013

Viernes de ecografía

Ayer jueves tuvimos la segunda y última parte de la sesión de fotos, por suerte ya terminó y el lunes sin falta me va a entregar el cd con todas las fotos juntas.
Hoy, tuvimos ecografía y control médico.
Sólo puedo decirles que mi pequeña retoña tiene una bocota gigante, y es muy hermosa (ante los ojos de su mami, su papi y su madrina).
Si quieren pueden verle la bocota en este video que subí a youtube:

jueves, 11 de abril de 2013

La cartera de una futura mamá

Se acuerdan de aquel reto que animaba a las blogueras a mostrar qué llevaban en su cartera?
Hoy, buscando un papel, me sorprendí de la cantidad de cosas que tengo en la mía.
Y empecé a sacar las cosas, y recién ahí me di cuenta de por qué esta cartera me pesa tanto en el hombro todos los días, o por qué nunca puedo encontrar nada de lo que busco en ella.
Tengo tanta cantidad de cosas, algunas tan inservibles, que no se qué será de mí cuando tenga que cargar mis cosas más las de la pequeña Cata.
Me pareció divertido sacarle una foto a cada cosa que tengo para mostrarles. Como les conté antes, son tantas, que las dividí en secciones, a saber:

miércoles, 10 de abril de 2013

Las perfectitas

Me tenté a leer la edición on-line de la revista Ohlalá.
Antes solía hacerlo para divertirme con los blogs aburridos y mediocres que plantean siempre, (bah, divertirme con los comentarios, no con los blogs en si) pero ahora hacía tiempo que no pasaba por esa página.
Me animé a leer la nota que le hacen a la Lopilato.
Y me llené de bronca!
Llámenlo envidia, ok, envidio a la Lopilato.
Y es que no sólo se recorrió el mundo haciendo telenovelas basura, los papis le pagaron las lolas a los 15 años, siempre tuvo un cuerpazo, y se enganchó a un tipo que tiene toda la pinta de galán, del que está esperando un hijo y encima la llaman para filmar novelas italianas, propagandas por doquier, y es "embajadora" de la belleza de nosequé.
No sólo es eso. La mina tiene el tupé de declarar que "no tuvo ningún síntoma del embarazo", que "sigue haciendo gimnasia, pero en menor medida", que "no va a amamantar demasiado para que no se le caigan las lolas", y que teniendo la posibilidad de pasar más tiempo con su retoño recién nacido porque no tiene la obligación de volver a trabajar, ella sólo se va a tomar 3 meses de licencia porque "no puede estar sin laburar".

La eterna espera


Sólo voy a decirles dos cosas:

-No hay nada peor que hacerme esperar

-No, aún no tengo el resto de las fotos del domingo




lunes, 8 de abril de 2013

Disaster Mom

El día siguiente a enterarme de mi embarazo, saqué turno con la nutricionista, y me dieron cita para diez días después.
En el centro médico en el que me atendió, encontré volantes de una psicóloga y la llamé inmediatamente, y al poco tiempo ya estaba atendiéndome con ella.
El mismo día de la nutricionista, le escribí a una conocida para ver si sabía de alguien que de Yoga para embarazadas. Me pasó el dato, y la semana siguiente empecé.

Toda esa proactividad que me trajeron las primeras semanas de embarazo, tantos turnos médicos, análisis en tiempo y forma, y demás cuestiones "accesorias" tales como psicóloga, y yoga. Todo quedó en la nada con el paso del tiempo.
Digamos que me relajé mucho. Veo que ya sería hora de empezar las clases de preparto, pero ni siquiera tengo en vista ir (averigüé la semana pasada, y no puedo ir por mi genial horario laboral), estoy bastante quedada con yoga, saqué turno para la ecografía el mismo día que tengo control médico, por lo que no voy a poder llevar al control el resultado de la eco a menos que me lo den en el momento (cosa que dudo MUCHO).
Tampoco inicié los trámites para la licencia por maternidad en Anses. Se que es conveniente hacerlo lo antes posible porque se manejan con dos meses de "delay", y cuanto más demore, más voy a tardar en cobrar (de hecho por ser tan colgada aún no cobré ni una sola cuota del prenatal)...
Mi querida prima Paty me anda preguntando todos los días si ya hice tal cosa, o tal otra, y sencillamente, siento que estoy en pelotas.
No hice nada, estoy dejando todo para el mes en el que voy a estar sin trabajar (básicamente, dejando todo para último momento).
Aún no compramos el saca leches, ni la mecedora, ni sábanas para el catre (tenemos sólo un par que nos hizo mi abuela cuando nos visitó), y obviamente no compré nada para mí, ni sé qué lleva el bolso que tengo que llevar al hospital, ni compré camisones, ni corpiños para amamantar, ni nada por el estilo.

Algunas fotos del book

Ayer teníamos la sesión de fotos para el book de embarazo.
El fotógrafo nos dijo que ibamos a intentar hacer exteriores e interiores en el mismo día, pero al final no nos dio el tiempo para las dos cosas y sólo hicimos exteriores.
Nos tocó un día alucinante, y por suerte, los paisajes que tenemos cerca (aunque nos fuimos a 40 kilómetros) ayudan mucho.
Nunca pensé que sacarse fotos era tan cansador. Tampoco podía relajarme del todo, me sentía tensa y un poco incómoda, como que no sabía bien cómo ponerme o qué hacer.
Por suerte el fotógrafo nos dio muchos tips, y nos reímos bastante con los chistes de Martín y alguna anécdota de una ayudante.
Quedó en verlas entre ayer a la noche y hoy, y mandarmelas hoy, pero anoche me escribió al facebook diciendome si podía subir la que "a él más le gustó".
Le dije que por supuesto, y que me etiquetara por favor, mientras moría de ganas de ver cómo habían quedado, sobre todo porque si era la que más le gustó al fotógrafo, debía de estar muy buena...
Bueno, cuando por fin logré que el teléfono cargara la foto, casi muero.
Soy un maldito puerco!
Pero en serio!!

miércoles, 3 de abril de 2013

Demasiados sincericidios - Lado B

Tuve un sábado muy difícil.
Todo iba bien, Martín se iba a jugar al fútbol de todos los sábados a la noche, yo me iba a quedar en casa a recibir a mis amigas, y después, ibamos a salir de joda porque teníamos primos suyos (muchos) de visita por estos lares.
Todo iba bien es una manera de decir. Todo iba sobre la marcha, porque unos días antes había leído este sincericidio de @estaqueteparió, éste otro post, y para colmo, éste también.
Todo iba bien porque los primos de Martín, al ser tantos, me tenían entretenida. me tenían "sin pensar" en todo lo que había leído últimamente, y sin recordar que al leer cada uno de esos tres posts había terminado llorando.
La marcha se paró cuando me encontré sola en casa, probandome ropa para la "jodita".
Primero que nada me entra. Nada me gusta, nada me viene bien. Me veo fea, quiero que me entre la ropa que usé siempre y es imposible, y se que debo comprar más ropa y eso me deprime aún más.
Cuando por fin encontré una remera que me quedaba pasable (encima me la tuve que poner al revés para que me convenza), recibo un mensaje de mi amiga cancelando la cena, no venía ninguna de las dos...
Entonces me acosté a dormir hasta que llegue Martín, pero por supuesto, lo que menos hice fue dormir.
Aproveché esas horas de soledad entre tanta locura, ese oasis entre tanto "acompañamiento" que me impedía pensar en lo que me está pasando, para efectivamente hacer eso.
Miraba a mi alrededor y me aterraba imaginarme en un futuro, toda sucia, pegajosa, despeinada, con sueño y cansancio, siendo sólo una extensión de mi retoña.

martes, 2 de abril de 2013

Update acorde al chocolate de pascuas: Soy un puerco

Les voy a confesar mi mayor secreto: Llevo aumentados 12 kilos en estos 7 meses.
No me pregunten cómo pasó, o cómo fue que dejé de sacar turno con la nutricionista.
Por supuesto que tiene que tener algo que ver con que no me privé de ni un sólo antojo en este tiempo.
También con que en estos meses, dos veces me comí una barra entera de chocolate Águila sin ninguna culpa, e incluso al terminarla mi cuerpo pedía aún más...
Yo no me veo tan gorda, a veces me miro en el reflejo del celular con la pantalla apagada y me descubro papada, me aterro, pero luego corro el teléfono un poco más arriba, a la real altura de mi cara, y la papada se fue.
Se que adquirí un culo del tamaño del Monumental. Y me angustio cuando me veo de perfil, porque este culo, sin nada de panza sería digno de una vedetonga exitosa, pero en mis condiciones actuales, con panza de 7 meses, me hace parecer un termotanque.
Eso si me ven de costado, de frente no parece tan terrible. (Es un buen consuelo no?)